Choose a searcher
By continuing use this site, you agree to the Terms & Conditions and our use of cookies.
Top Category
This is Caption

Feedbacks

Average rating for our customers
5.0 On 5

Category : Decals

5.0 / 5

Based on 2 feedback(s)

  Manufacturer & Scale
Manufacturer
Scale

There are 181 products.

Grid
Grid-2
List
List-2
Catelog

Active filters

 

Calcas para maquetas

En todo tipo de maquetas las calcas o calcomanías son complementos indispensables para darle a nuestros modelos un mayor grado de realismo. Aplicarlas es un arte que requiere de paciencia y mucha práctica.

Calcas es el nombre con el que se conoce entre los profesionales y aficionados al modelismo a las calcomanías que se utilizan para decorar maquetas. Se trata de imágenes impresas en soportes de papel plástico que se transfieren a la superficie de la maqueta mediante agua o adhesivo. Por lo general, en los kits de maquetas para montar que encontramos a la venta se suelen incluir las calcomanías. También existen pliegos de calcomanías que se venden sueltos para aplicar a maquetas originales o de creación propia.

Las calcas aportan realismo a maquetas de coches, aviones o barcos. Suelen reproducir los iconos y símbolos más característicos que identifican a los modelos reales para conseguir con la máxima fidelidad el mayor grado de semejanza. Banderas, escudos o números son calcas para maquetas de aviones o para la carrocería de los coches en miniatura tal y como eran los modelos originales. Las maquetas de un Panzer alemán de la Segunda Guerra Mundial o un Spitfire de la RAF tendrán que lucir su simbología para proporcionarles su identidad.

¿Qué tipos de calcas existen?

Según el sistema de aplicación podemos encontrar dos tipos de calcomanías. Por un lado, las que requieren de agua para realizar la transferencia del soporte a la superficie de la maqueta. Y, por otro, las calcas autoadhesivas que se pegan sin necesidad de ningún otro elemento.

Las calcomanías del primer grupo se denominan calcomanías de agua o calcomanías deslizables. En el kit las reconoceremos porque se presentan en láminas donde se agrupan todas las calcas que incluye el modelo. Para colocarlas, debes recortar el diseño de la imagen por los bordes y aplicarla. En algunos casos, las imágenes pueden ir sueltas y se aplican de manera independiente. Cuando son autoadhesivas, suelen presentarse troqueladas y basta un tirón para desprenderlas de la lámina. Las calcomanías autoadhesivas requieren de mucha habilidad y de práctica pues suelen ser más difíciles de despegar en caso de que las coloquemos de forma equivocada.

Temáticas de modelismo que utilizan calcomanías

Las temáticas más habituales de modelismo que emplean calcomanías suelen ser las de modelismo estático, es decir, maquetas fijas como vehículos o dioramas. Por tierra, mar y aire, un buen modelo de maqueta debe llevar sus calcomanías distintivas para completar su estilo. Coches de carreras, submarinos militares, aviones de combate, modelos de trenes o tanques suelen ser los más comunes. Como decíamos, las calcas contribuyen a dar un aire de verosimilitud y fidelidad al modelo que se reproduce.

Además, podemos destacar los dioramas que recrean escenas de guerra. Los edificios incluyen calcomanías para reproducir de manera fiel los detalles. O el modelismo de maquetas dirigidas por radiocontrol. Sobre todo, en maquetas de vehículos deportivos o aviones.

Consejos para colocar las calcomanías

Las calcomanías de transferencia de agua son las más dificultosas de colocar por su fragilidad y modo de aplicación. Con el tiempo se adquiere destreza, pero con algunos consejos sobre su uso, también se gana habilidad. Tener a mano una serie de herramientas para aplicarlas nos ayudará a darles un acabado perfecto.

Un vaso de agua tibia es fundamental y por supuesto una superficie brillante. La calcomanía por transferencia se coloca sumergiéndose en agua. La imagen se despega y se adhiere a la superficie plástica de la maqueta gracias a la capa de dextrosa que lleva. Es imprescindible a la hora de transferir la imagen humedecerse los dedos para poder manipularla. Si ha quedado mal o queremos rectificarla, de esta manera será más fácil moverla y no se nos quedará pegada a los dedos. Un pincel húmedo también hace la misma función. Tijeras, un cutter y unas pinzas para aplicar la calcomanía en lugares complicados son fundamentales.

A la hora de aplicar la calcomanía, es mejor recortarla primero en seco. Si se humedecen el resto de imágenes, pueden romperse o pegarse algunas por error. Es importante que recortemos todo lo cerca posible del borde la imagen para evitar que también se peguen al modelo los bordes transparentes de la calcomanía. También procuraremos que no se formen burbujas de aire debajo de la imagen. Si aparecen, pueden eliminarse pinchandolas con un alfiler.

Antes de aplicarla, existen diferentes productos para aplicar a la superficie de la maqueta que asegurarán la fijación de la imagen. Se trata de lacas o barnices acrílicos brillantes que deben dejar secarse tras su aplicación. También son necesarios líquidos para adaptarla mejor a la superficie, como el Micro Set y Micro Sol. Actúan sobre la superficie dejándola perfecta para que la calcomanía se adapte mejor. En superficies lisas y brillantes las calcomanías agarran con más firmeza que en superficies mates.

Para eliminar el agua sobrante de la imagen tras ponerla, lo mejor es utilizar papel higiénico o absorbente. Con una punta del papel y con cuidado de no tocar la calca se absorbe el agua sobrante.

Cuando hemos transferido todas las imágenes a la maqueta, aplicaremos una capa más de barniz para darle un mejor acabado. Este barniz será mate, semi o brillante en función del modelo de maqueta.

Aplicar calcomanías es una técnica que se va dominando según avanza la práctica de montaje de modelos. Requiere de mucha paciencia y pulso firme. Pero, si una calcomanía nos sale mal a la hora de aplicarla es sencillo retirarla. Además, podemos adquirir modelos de calcomanías de todo tipo de maquetas para reemplazarlas en estos casos.